«La Virgen de la Paz ha querido acompañarme en esta efeméride»

Salvador Aguilera celebró en Ronda el pasado viernes el décimo aniversario de su ordenación. Desarrolla su trabajo junto al Papa Francisco en el Vaticano.

Hay pocas personas que tengan la suerte de trabajar cerca del Papa Francisco. Salvador Aguilera López es una de ellas. Este sacerdote rondeño en la actualidad desempeña su trabajo como Oficial de la Congregación para el  Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos en el Vaticano. Ayer viernes, con motivo del décimo aniversario de su Ordenación Sacerdotal, celebró una Santa Misa en Santa María la Mayor bajo la atenta mirada de la Virgen de la Paz que presidía el altar mayor.

¿En qué consiste su trabajo en Roma?

— La Congregación en la que trabajo tiene como competencia el promover y reglamentar la Liturgia, por ejemplo, en ésta se confirma la traducción de los libros litúrgicos (Misal,  Leccionario, Rituales) del latín a las lenguas vernáculas; además, entre otras cosas, se ocupa de las
declaraciones de las iglesias como “basílicas menores” o de las coronaciones pontificias de las imágenes de la Virgen María. En la actualidad la preside el Cardenal Robert Sarah.

¿Cuánto tiempo lleva en el Vaticano?

—En el Vaticano llevo cuatro pero hace cinco años que estoy en Roma ya que, en un principio, el Arzobispo de Toledo me envió a hacer el Doctorado en Liturgias Orientales pero, al año de estar allí, el Cardenal Antonio Cañizares, entonces Prefecto de dicha Congregación, me llamó para trabajar con él. Aquí se percibe la universalidad de la Iglesia.

¿Cómo se desarrolló ayer la misa que conmemoraba los diez años de su ordenación como sacerdote?

—La misa fue muy emotiva para mí, gran devoto de la Virgen de la Paz, ya que hace diez años le dije a don Gonzalo que si era posible que la Virgen viniera a Santa María pero me comentó que eso no era costumbre, que la Virgen sólo salía del Santuario para su novena y procesión. Pero curiosamente han coincidido las obras en su iglesia con los diez años de mi sacerdocio así que parece que al final la Virgen ha querido venir, ya que la fecha de la Misa estaba puesta desde el año pasado.

¿En la celebración  estuvieron otros sacerdotes incluso venidos desde Italia, sus amigos y su familia?

—Así es, todos me acompañaron en un día tan especial; muchos de ellos hacía tiempo que querían visitar la ciudad soñada, ya que dicen que soy un buen embajador de Ronda, y han aprovechado esta efeméride. Vinieron feligreses de las parroquias por donde he pasado, compañeros sacerdotes, amigos y también algunas religiosas y representantes de las hermandades y cofradías de nuestra ciudad. Acompañado todo por la polifonía y el gregoriano del Coro de los Heraldos del Evangelio de Toledo durante la Misa y, posteriormente, por los bailes de los coros y danzas de Ronda en la plaza Pedro Pérez Clotet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba