Covid-19. Católicos y Ortodoxos: “Ecumenismo ante el dolor y la muerte”

Las palabras del Papa Francisco en el momento extraordinario de oración en tiempos de epidemia; el llamamiento de Su Santidad Bartolomé, Patriarca de Constantinopla a todos los fieles del Patriarcado Ecuménico; y las oraciones que aprobó Su Santidad Cirilo, Patriarca de Moscú y todas las Rusias, al centro de la entrevista con el sacerdote y liturgista español, Salvador Aguilera López.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“«¿Por qué tenéis miedo? ¿Aún no tenéis fe?». Señor, nos diriges una llamada, una llamada a la fe. Que no es tanto creer que Tú existes, sino ir hacia ti y confiar en ti. En esta Cuaresma resuena tu llamada urgente: ‘Convertíos’, «volved a mí de todo corazón»”, aún resuenan las palabras que pronunció el Papa Francisco la tarde de este viernes, 27 de marzo, en el atrio de la Basílica de San Pedro, en el momento extraordinario de oración en tiempos de epidemia. En este tiempo que vivimos la pandemia del Covid-19, nos encontramos “asustados y perdidos”, por esta tempestad que pone a prueba nuestra vida y nuestra fe, y nos damos cuenta que todos estamos en una misma barca y seguimos escuchando: “«¿Por qué tenéis miedo? ¿Aún no tenéis fe?». El comienzo de la fe es saber que necesitamos la salvación. No somos autosuficientes; solos nos hundimos”.

“Ecumenismo ante el dolor y la muerte”

El Papa Francisco esa tarde también nos invitó a redescubrir y profundizar el valor de la comunión, como lo había dicho el pasado día 15 de marzo, III Domingo de Cuaresma, tras el rezo del Ángelus«En esta situación de pandemia, en la que nos toca vivir más o menos aislados, estamos invitados a redescubrir y profundizar el valor de la comunión que une a todos los miembros de la Iglesia. Unidos a Cristo nunca estamos solos, sino que formamos un solo Cuerpo, del cual él es la Cabeza». Sobre este tema de la comunión en la Iglesia, en Vatican News dialogamos con don Salvador Aguilera López, sacerdote de la Archidiócesis de Toledo, licenciado en Teología Litúrgica por la “Universidad Eclesiástica San Dámaso de Madrid” y en Liturgias Orientales por el “Pontificio Instituto Oriental de Roma” y Profesor de «Introducción a las Liturgias del Oriente Cristiano» en el “Instituto Superior de Liturgia” de Barcelona.

En las palabras que acabamos de citar, el Santo Padre nos dice que, en esta situación de pandemia… hemos de redescubrir y profundizar el valor de la comunión. ¿Cómo entiende Usted estas palabras?

«Que todos sean uno, como tú, Padre, en mí, y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea» (Jn 17, 21) ése era el grito que brota del corazón misericordioso de Jesús al Padre en la oración sacerdotal. Y es que, en tiempos de persecución contra la Iglesia, el martirio ha derribado las fronteras que los cristianos hemos levantado a lo largo de la historia. Por eso, parece que este tiempo de prueba al que nos vemos sometidos a causa de este virus Covid-19 ha unido a los cristianos para elevar oraciones a fin de que también hoy, el Señor, como buen samaritano, se acerque a todo el que sufre en el cuerpo o en el espíritu y cure así sus heridas con el aceite del consuelo y el vino de la esperanza.

El pasado día 25 de marzo, solemnidad de la Anunciación del Señor, el Papa Francisco convocaba a los cristianos de otras confesiones a rezar juntos la oración del Padre nuestro.

A esa llamada respondieron muchísimos cristianos de otras confesiones orando con las mismas palabras que Jesucristo nos enseñó. Podríamos decir que ese día, o mejor dicho, esta situación de pandemia mundial, nos está llevando a un ecumenismo ante el dolor y la muerte. Del mismo modo que el Papa de Roma nos ha convocado a todos los fieles de la Iglesia Católica para orar, otros jerarcas de la Iglesia Ortodoxa, como por ejemplo el Patriarca de Constantinopla o el Patriarca de Moscú, también han dirigido a sus fieles una llamada a la oración y a la esperanza.

En el caso del Patriarcado Ecuménico, ¿cuál ha sido el mensaje del Patriarca Bartolomé y las disposiciones dadas a los fieles ante esta emergencia sanitaria?

Su Santidad Bartolomé, Patriarca de Constantinopla, ha dirigido un mensaje a todos los fieles del Patriarcado Ecuménico en el que agradece la labor de cuantos trabajan en el campo de la medicina y, al mismo tiempo, hace un llamamiento a las autoridades competentes para que luchen contra este enemigo llamado Covid-19. El mismo Patriarca pide a los fieles una respuesta paciente ya que, ante las medidas que algunos califican contra la fe, – dice el Su Santidad Bartolomé textualmente – «lo que está en juego no es nuestra fe, sino los fieles. No es Cristo, sino nuestros cristianos. No es Dios, sino los seres humanos». El Santo Sínodo del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla emitía también una declaración, el pasado día 11 de marzo, en la que se subrayaba que la Sagrada Comunión es el «antídoto contra la mortalidad» y se invitaba a todos los fieles a intensificar la oración para que, fortalecidos e iluminados por Dios, pueda ser superada esta tribulación.

Citaba también al Patriarca de Moscú, ¿qué exhortaba el Patriarca Cirilo a sus fieles?

En el caso de la Iglesia Ortodoxa Rusa, Su Santidad Cirilo, Patriarca de Moscú y todas las Rusias, aprobó unas oraciones para que fueran pronunciadas en todas las celebraciones de la Divina Liturgia, a partir del 22 de marzo, tercer domingo de Cuaresma según el calendario juliano. No obstante, con fecha de 11 de marzo, el Santo Sínodo había emitido una Declaración en la que se hacía una llamada a la prudencia, a la sobriedad y a la oración sosegada en este tiempo de pandemia, tomando medidas preventivas, para no poner en riesgo a nadie. Por todo ello, el citado texto pide a todos, pastores y fieles, que eleven oraciones a Dios suplicando el don de la fortaleza para los médicos que combaten en esta lucha y también el don de la salud para los enfermos que la sufren.

De todos es conocida la oración que recitó el Papa de Roma a la Virgen María, invocándola como «Salud de los enfermos». Nos decía que el Patriarca Cirilo aprobó unas oraciones para que fueran pronunciadas durante la Divina Liturgia. ¿Podría ofrecernos algún fragmento de éstas?

No queriendo citar literalmente ya que ello supondría un conocimiento elevado de las lenguas rusa y paleoeslava, ofrezco el contenido de las mismas. En primer lugar, en las súplicas para ser pronunciadas durante la Divina Liturgia se pide al Señor que proteja a su pueblo con su misericordia de la epidemia devastadora que se ha alzado contra él, salvándolo así de la muerte espiritual y corporal. En segundo lugar, en la oración para ser recitada durante el tiempo de pandemia, se suplica a Dios, misericordioso y clemente, que tenga piedad de sus humildes e indignos siervos que, con corazón contrito, se postran ante él. En la conclusión de esta misma oración se invoca al Señor como el único que puede otorgar el perdón y la salvación y por eso a él se le debe todo honor y toda gloria, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos.

Fuente: Vatican News

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba